Opinión

Por Ugo Biggeri, Presidente de Banca Popolare Etica

La economía social y solidaria tiene buenas oportunidades de desarrollo y de influencia en la economía actual. A lo largo de los años que llevo en este sector he observado una evolución muy positiva de este modelo económico transformador que pretende crear una sociedad más justa.

En este camino he descubierto una riqueza increíble de personas y organizaciones ilusionadas por un cambio social.  Sin embargo esta fuerza está oculta y parece ser menor incluso para los  mismos miembros de la economía  social y  solidaria.

Por José Ramón Villanueva Herrero de la Fundación Bernardo Aladrén para El Periódico de Aragón

Los poderes dominantes lo presentan como un mundo ideal y sin alternativa

Vivimos en un mundo de contrastes económicos brutales y los datos, fríos e implacables, lo demuestran. A modo de ejemplo, en el año 2008, momento del estallido de la crisis financiera mundial, el desembolso para salvar los bancos privados en el conjunto de los países occidentales se elevó a la exorbitante cifra de 8.150.000 millones de dólares, esto es, 8,15 trillones de dólares. Ese mismo año, según la FAO, para acabar con el hambre en el mundo se necesitaban 30.000 millones de dólares.

Por Nathaly Moreno, Economista, para Diario CoLatino de El Salvador

La problemática del desarrollo en el mundo ha impulsado a los países a buscar diferentes estrategias y alternativas de solución ante una situación cada vez más difícil y compleja en términos socioeconómicos. En ese sentido, muchos son los retos que han orientado debates sobre posibles alternativas, así como propuestas integrales y sostenibles. Entre estas se identifica un concepto que ha tenido gran importancia y vitalidad en los últimos años: La economía solidaria.

Por José Carlos García Ramírez para El Vigía

La cooperación, el trabajo digno, la educación crítica y las exigencias a ser tratados con justicia y equidad, son las mejores riquezas que se pueden resguardar de las personas mayores.

Sin tapujos en la boca, el fundador del cristianismo dijo alguna vez; "el injusto cosechará desdichas en su casa”, mientras que "el justo florecerá como la palmera” y en su comunidad (kehilá) acontecerá la "multiplicación de los panes y los peces”.

Artículo publicado en Opcions

Por vidas en que los lunes parezcan menos lunes.

¿Qué tienen en común la banca ética, compartir los cuidados de nuestras hijas, o la promoción del gallego o el catalán? Que nos animan a entender que “nuestros cuerpos son campos de batalla” y plantean una alternativa imprescindible contra la hegemonía neoliberal, la de proponer, aquí y ahora, vidas más acordes con nuestros valores y “que merecen ser vividas”.

Por Efraín Gómez Lara para lostiempos.com

Esta semana se viene desarrollando en la ciudad de Sucre el IX Congreso de la Asociación de Estudios Bolivianos. Un espacio de encuentro y debate entre destacados intelectuales, investigadores y académicos que trabajan en torno a temáticas de nuestra realidad nacional.

En esta oportunidad organizamos, junto a colegas de la Universidad de Finlandia Oriental, Universidad de Córdoba de España y la Universidad Mayor de San Simón, el simposio sobre Economía Social y Solidaria en Bolivia (ESS). En esta mesa se presentó diferentes experiencias bolivianas, que giran en torno a las prácticas socio-económicas y los desafíos teóricos-metodológicos en la recepción de la ESS en Bolivia.

Por Belén Fernández (Economistas sin Fronteras), José Andrés Soberbio (Economistas sin Fronteras), Romina Vinocur, Economistas sin Fronteras y Mercado Social de Madrid, Elena Novillo Martín, Economistas sin Fronteras

Artículo publicado en la Revista UTOPÍA nº 98, junio 2016: "ESTA ECONOMÍA MATA"

Los supermercados, los centros comerciales, las tiendas de cuatro plantas… Estos, entre otros similares, son los espacios de consumo más comunes y transitados en las grandes (y no tan grandes) ciudades de la actualidad.

Por Carlos Ballesteros para eldiario.es

La economía solidaria se ha consolidado como una alternativa sólida y estable: ha crecido el número de empresas, la facturación y los puestos de trabajo y se ha irrumpido en nuevos sectores, como la energía o las telecomunicaciones.

En un mundo en el que, según el último informe de Oxfam, ocho personas tienen la misma riqueza que 3.600.000 millones, son numerosos los ejemplos que se pueden dar de ruptura de una economía que destruye las relaciones entre las personas y diversos agentes, incluso entre ellas mismas. Así, se podría hablar de una clara ruptura de las relaciones de confianza entre la ciudadanía y las empresas.

Por Luis García Montero para InfoLibre

Si uno se pregunta cuál es el opuesto de la poesía, sería posible que se respondiera "la economía". La asociación de esta ciencia social con lo inhumano, lo frío, e incluso lo despiadado se ha agudizado con los duros años de la crisis y el panorama que esta deja. Pero ni el poeta Luis García Montero (Granada, 1958) ni el economista Juan Torres (Granada, 1954) lo tienen tan claro. Con el libro Economía para no dejarse engañar por los economistas, firmado por el segundo, como pretexto, deciden encontrarse en un no tan improbable terreno común.

Por Juan Marín de Economistas Sin Fronteras para BEZ

Han surgido propuestas económicas que realzan la cooperación frente a la competitividad destructiva en defensa de intereses particulares.

La crisis económica global se ha convertido en terreno abonado de una creciente desconfianza social ante el actual sistema económico, malestar que ha servido de sustrato para la búsqueda de prácticas económicas alternativas que intentan enfrentar los cimientos sobre los que se asienta el marco dominante económico, por eso hoy podemos observar que estamos ante la mayor diversidad de propuestas económicas alternativas de la historia reciente.

Por Federico Buyolo* para El País

Las compañías tienen que asumir el reto de contribuir con su acción a un desarrollo sostenible económico, social y medioambiental

Si miramos atrás, en tan sólo dos siglos y medio, la economía mundial ha evolucionado casi de manera exponencial, en los últimos 50 años hemos pasado de un PIB mundial de 1.353 billones de dólares a 73.892 billones, es decir un 5.461%. Sin embargo, este avance no ha supuesto una mejora ni cuantitativa ni cualitativa en la calidad de vida de los ciudadanos, sino que ha servido para acrecentar la desigualdad y la pobreza.

El expresidente uruguayo José Mujica llamó en la clausura de la IV Cumbre Cooperativa de las Américas a dar una batalla cultural y a crear un mundo que sea complementario en bien de la humanidad.

En una intervención, varias veces interrumpida por los aplausos, el actual senador del Frente Amplio uruguayo, señaló que el mundo entero está enfermo no solo de pobreza, sino de crónica desigualdad de carácter explosivo, y no podemos medir el rol de la Cultura 'si la cabeza no cambia nada'.

Black fraude

Por Toni Roderic para La luz de Melilla

El Black Friday o Viernes Negro es una jornada de descuentos en cadenas y grandes establecimientos comerciales con gran tradición en EEUU. Se inició en 1961, en Fila-delfia, al día siguiente de la festividad de Acción de Gracias, para inaugurar la tempora-da de compras navideñas. El término Black Friday se refiere al color de las cuentas de los comercios que un viernes pasan de números rojos a números negros por el aluvión de compras. Una jornada que no viene sola ya que, el primer lunes después de Acción de Gracias, llega el Cyber Monday o Ciber Lunes, para promover compras masivas por internet y que, en EEUU, movió el año pasado 1.500 millones de dólares.

Por Rogério Dalló, Secretario General de COLACOT

OTRA ECONOMÍA ES NECESARIA! No hay duda! Por lo menos desde nuestra concepción de sociedad humana que creemos ser más “sustentable” y pertinente , dado que el modelo económico hegemónico neoliberal en que vivimos está dejando huellas escandalosas en la historia, con la mayoría de las gentes y los pueblos excluidos de la mesa grande del derecho a una vida digna ...

Pero (siempre hay un pero) ...

Por Javier L. Sanz López

Ambiciosa frase la que propongo y que me gustaría compartir para la reflexión mutua, aprovechando el conocido proverbio chino de “regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida” .

La tesis sería que las personas/instituciones que están integrando en una misma vida personal y colectiva el título del artículo ( 1,2,3 ) son las mejores respuestas que el mundo necesita. Voy a pensar en alto con todos vosotros sobre estos tres tiempos de la caridad con la intención de llegar “a buen puerto” como sugiere el texto.

Por Arturo Macías Pedroza para El Siglo de Torreón de México

Como muchas cosas, la respuesta es Sí, pero requiere actuar y hay varios peros posibles. La transformación del mundo es inevitable y el cambio de época es ya una realidad, pero la crisis llegó para quedarse a menos que hagamos algo. Otra razón por la que la respuesta es positiva es la insostenible situación del planeta. La crisis ecológica es sólo la punta de iceberg de todo un sistema económico fallido: Producir y consumir creando necesidades ficticias ha sido un error que cada vez es más reconocido como un sistema que implica al menos cinco dimensiones:

La banca gana

Son varias las preguntas que uno se hace cuando la realidad que nos cuentan no nos cuadra.

Hace no demasiado tuvimos que rescatar a los bancos porque habían perdido mucho dinero y no podíamos dejar que quebrasen. No entiendo muy bien por qué, pero el caso es que todos los españoles vamos a estar pagando las deudas privadas de los bancos hasta aburrirnos, (100.000.000.000 € se han inyectado a la banca, según Bruselas, y 40.000.000.000 ya son seguros irrecuperables).

Por Howard Richards*, para FACTOR C - El diario de Economía comprensiva

Hemos avanzado poco hacia la construcción de un marco jurídico para la economía solidaria. En lo poco que hemos avanzado hemos recomendado dos criterios de construcción: La integración social y el pluralismo.

MODERNIDAD Y LEY

Partimos de la base que la economía solidaria se fundamenta en la valorización de normas de solidaridad pre-modernas y hasta pre-históricas con fuertes contenidos empáticos y sentimentales. Hablar de su marco jurídico no dista de ser incoherente. El concepto mismo de estado de derecho tiene su origen histórico y su constitución lógica en el contexto del auge entre los siglos quince y dieciocho del capitalismo moderno y de la burocracia moderna (1). Hablar de vivir al interior de un marco jurídico es casi (2) equivalente a hablar de modernidad, mientras hablar de economía solidaria es casi equivalente a abogar la superación de la modernidad –o por lo menos de la modernidad pura—con elementos no-capitalistas y no-burocráticos.

Por Dr. Jorge E. Loaiza Cárdenas desde Costa Rica

La economía solidaria plantea un nuevo enfoque conceptual, a nivel de la teoría económica, con injerencia a las formas económicas cooperativas, autogestionarias y asociativas; es una forma diferente de producir, mercadear y comercializar aquello necesario para la vida. No hay explotación humana ni de los recursos naturales. Se promulga la cooperación, fortaleciendo el grupo, sin patrón ni empleado, cada uno pensando en el bien de todos y no en su propio bien. Como movimiento de ideas, la economía solidaria se ha convertido en uno de los principales movimientos sociales que ha logrado traducir su lema “Otro mundo es posible” por el de “Otra economía es posible.”

Por José Luis Gutiérrez Lozano

Inmersos en la angustia cuando no alcanza el dinero para cubrir todo lo que implica el regreso a clases, la clase media mexicana no se ha dado cuenta de su propia muerte. Asidos con uñas y dientes a la esperanza de una vida de posibilidades inalcanzables, los que se creen clase media mexicana –esos setenta millones que no se han dado cuenta que les han arrebatado el país-, se limitan, indefensos, a ver cómo se escapa el menguado salario de sus manos. Lo que con tanto esfuerzo habían logrado reunir, sólo con cubrir la letra del coche, la cuenta de luz y gas, y las cervezas para ver el fut se acaba antes de finalizar la quincena. Y no quieran ya llenar el tanque del vehículo familiar, porque entre lo caro de los frijoles y los jitomates, habrá que hacer maravillas para armar la mochila que los pequeños llevarán al centro de adoctrinamiento obrero - laboral (ya sin materias de ambientalismo ni conciencia cívica) en que se han convertido escuelas y universidades.

Pie de página

Promueve

Tema & Diseño por Investic con Drupal
Distribuir contenido