José Miguel Gastón, historiador y miembro del Instituto Gerónimo de Uztariz ha presentado su libro editado por Txalaparta que aporta luz sobre uno de los hechos más interesantes de nuestra historia económica y social reciente. El Comunal, el procomún, vuelve a estar de máxima actualidad con las redes telemáticas, el software libre y las licencias libres de uso de contenidos pero tiene una raiz profunda en las luchas contra la desigualdad, por la subsistencia digna, el acceso a la tierra y la figura fundamental de "esa tierra que no es ni tuya ni mía, que es nuestra, de la comunidad" y que suponía una amenaza para las ansias de unos pocos por monopolizar el destino de las personas y de los bienes.

Bien podemos hablar de ésta obra como un mojón imprescindible para reapropiarnos de nuestra propia historia económica y social, para pensar en otros futuros posibles y para tomár más conciencia y empoderarnos respecto al derecho a la soberanía alimentaria, la necesaria recuperación de la tierra, del procomún no solo digital sino, fundamentalmente, de los recursos físicos compartidos que garanticen la igualdad y el acceso a los bienes básicos a toda la comunidad.

"Fueron años, los del primer tercio del siglo XX, de aprendizaje organizativo constante, de tejer redes alternativas al poder establecido, de construir puentes o de abrir sendas reivindicativas, hubo vecinos que pusieron rostro a la protesta de la multitud, vecinos que fueron ante todo comunidad. Vecinos que defendieron el papel del comunal también durante la Segunda República y que acabaron desangrándose una vez amanecieron las primeras sombras de aquel fatídico 18 de julio en Navarra 1936 (de la esperanza al terror)" Extractos del libro