CAF

La crisis del sistema financiero en la que estamos inmersos abre nuevas posibilidades a modelos financieros no tradicionales. Los líderes de los sectores públicos y privados en todo el mundo buscan alternativas para desarrollar un sistema más transparente y eficiente, no sólo para satisfacer las necesidades de las personas excluidas sino también para desarrollar estructuras financieras dinámicas, capaces de ofrecer servicios para necesidades específicas. Nuestra receta: Las Comunidades Autofinanciadas (CAF).

Las CAF son pequeñas comunidades en las que los socios, generalmente entre 10 y 30 personas, aportan pequeñas cantidades de dinero que les permiten convertirse en accionistas de la CAF. Con el fondo creado se ofrecen pequeños créditos de una media de 400€, que sirven para cubrir gastos como reparaciones, remesas al país de origen, libros para la escuela de los niños...

Soluciones caseras. Tres años de crisis han llevado a muchas familias y empresas al borde de la quiebra. El alto endeudamiento y, sobre todo, la falta de crédito imposibilitan su recuperación. No obstante, cuanto mayores son las adversidades a superar mayores tienen que ser las soluciones a presentar. Las comunidades CAF llegan a Murcia.

Raúl Contreras, economista y miembro de Ashoka (organización mundial de emprendedores sociales galardonada con el premio Príncipe de Asturias de Cooperación), es el encargado en Valencia y Murcia de presentar y explicar qué son las Comunidades Autofinanciadas (CAF) y cuál es su función principal: «La esencia de las CAF radicaen que las personas, con sus propios ahorros, se financien a ellas mismas y a su entorno, al tiempo, que esta actividad les reporte más ahorro».

“La clave del desarrollo humano es que todos tomemos las riendas de nuestro propio destino. Las Comunidades Autofinanciadas son un ejemplo de cómo llevar esta idea a la práctica por el bien común.”

Federico Mayor Zaragoza

Presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex-Director General de la UNESCO

Las CAFs (Comunidades autofinanciadas) son pequeñas comunidades en las que los socios, generalmente entre 10 y 30 personas, aportan pequeñas cantidades de dinero que les permiten convertirse en propietarios de la CAF. Con el fondo creado se ofrecen pequeños créditos a los socios, de una media de 350 euros, que sirven para cubrir gastos como reparaciones, remesas al país de origen, libros para la escuela de los niños…

El Premio Buenas Prácticas Europeas 2009 inaugurado por la Fundación Giordano Dell'Amore, en colaboración con la Red Europea de Microfinanzas, tiene por objetivo mejorar la comprensión del público acerca de la importancia de las microfinanzas, alentar a los profesionales de las microfinanzas en Europa para que compartan las buenas prácticas transferibles en el ámbito microfinanciero, de la innovación y de la sostenibilidad y promover y difundir estas buenas prácticas entre los demas organismos microfinancieros en Europa.

El premio está abierto a todos los organismos u instituciones que han ofertado microfinanciación y servicios conexos en los Estados miembros de la Unión Europea, en los países candidatos y en los países miembros de la AELI/EEE. La persona galardonada recibe 50.000 euros. Esta suma debe invertirse en la implementación de nuevos proyectos o servir para cubrir costes fijos de servicios existentes.

PREMIO MERCÈ CONESA A LA MEJOR INICIATIVA SOLIDARIA
Jean Claude Rodríguez-Ferrera: "Los pobres no lo son todo el año por igual"

Trabajó los microcréditos durante cuatro años en comunidades indígenas de Guatemala, pero fue en Venezuela donde el barcelonés Jean Claude Rodríguez-Ferrera descubrió las comunidades autofinanciadas (CAF). Allí aprendió que con el dinero de la comunidad se puede hacer frente a las necesidades del colectivo, e importó el modelo.

Estimulan el ahorro, pero no son bancos. Prestan pequeñas sumas de dinero, pero no son microcréditos. Las Comunidades Autofinanciadas (CAF) se han convertido en una alternativa para personas con pocos recursos o apoyo familiar, que no pueden afrontar las necesidades económicas básicas.

Comenzaron en Barcelona hace seis años y han dado el salto a Madrid de la mano de Transformado, una cooperativa de proyectos de economía solidaria.

Su funcionamiento es tan sencillo como eficaz. Grupos de 10 a 30 personas, amigos o conocidos, realizan una aportación inicial de entre 30 y 50 euros cada una. Eso les permite solicitar un préstamo hasta tres veces superior a su depósito, con un límite de mil euros. A mayor ingreso, mayor crédito. El dinero se devuelve según el plazo fijado por el reglamento de la CAF. Esta puede establecer el pago de un interés simbólico, que suele revertir en la caja comunal.

Pie de página

Promueve

Tema & Diseño por Investic con Drupal
Distribuir contenido