Columna_Diagonal

Fecha y Hora: 
Sab, 24/03/2012 - 12:00 - 22:00
Lugar de la actividad: 
La Tabacalera de Lavapiés está en la c/ Embajadores nº 53 (en Madrid).

Un año más – ¡y van siete! – queremos celebrar el aniversario de DIAGONAL con todas las personas que lo hacéis posible: suscriptoras, colaboradores, lectoras y amigas. Esperamos encontrarnos y celebrar un año más de comunicación crítica y cooperativa.

12.00h Semillas de Otra Economía. Feria/Encuentro de entidades de la economía solidaria y alternativa. Cooperativas de trabajo asociado, librerías asociativas, banca ética, talleres de bicicletas, mercado economía social, nuevas tecnologías, agroecología, software libre y mucho más…

El cambio de paradigma económico se debe a una serie de factores que han posibilitado el crecimiento del comercio. La apertura de los mercados bajo la economía del libre comercio, la expansión de las empresas e instituciones transnacionales, el desarrollo de las comunicaciones y de nuevas tecnologías han posibilitado la imposición de un modelo excluyente social y medioambientalmente.

Los países del Norte, moviéndose en los esquemas de la etapa colonial, explotan los recursos naturales y humanos de los países del Sur, aplicando las leyes del libre mercado para eliminar las fronteras comerciales pero al mismo tiempo tomando medidas restrictivas (aranceles, cuotas a la importación, etc. ) y cerrando sus mercados.

Las iniciativas de finanzas éticas constituyen una parte cada vez más importante de la Economía Solidaria, al añadir la intermediación financiera a todos los ámbitos de alternativa al neoliberalismo que constituyen ese espacio.

Hablar de “finanzas éticas” supone preguntarse si la actividad financiera contribuye a construir sociedades mejores o, por el contrario, a ahondar en las diferencias, produciendo víctimas e insostenibilidad. El reciente desplome financiero y sus posteriores consecuencias nos muestran con claridad las respuestas ofrecidas desde el sistema financiero neoliberal.

Las agencias multilaterales tales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, están enfocadas a promocionar la idea de que la seguridad alimentaría se puede comprar y vender en el mercado mundial. Los países occidentales, no solo apoyan esta idea, sino que la han potenciado en los últimos años. Poco a poco han ido desmantelando la producción local y nacional en favor de las importaciones y han ido destruyendo el tejido minifundista favoreciendo el latifundio y la industrialización del sector agrario.

Esta política no solo esta destruyendo el mundo rural sino que en los tiempos de cumbres sobre el clima, de miles de horas de tertulia sobre el cambio climático, de paneles de ipcc y de ostias consagradas, nadie se plantea que para producir una manzana en este país el abono consumido viene de empresas alemanas, la mayoría de pesticidas vienes de USA, Suiza o Alemania, los herbicidas son producidos por empresas americanas instaladas en países del tercer mundo, las variedades patentadas son americanas o francesas.

AERESS: UN EJEMPLO DE ECONOMÍA SOCIAL, SOLIDARIA Y ECOLÓGICA

Desde hace 15 años, nacida de los encuentros de Amantes de la Basura, AERESS (La Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria) agrupa entidades no lucrativas en todo el territorio estatal que se dedican a la reducción, reutilización y reciclaje de residuos con un objetivo de transformación social y de promoción de la inserción sociolaboral de personas en situación o riesgo de exclusión.

Las empresas son actores sociales, que cada vez tienen más capacidad de influenciar y transformar su entorno. Por este motivo, plantear los principios éticos y las prácticas socialmente responsables que llevan a cabo, y reclamarlos desde la sociedad civil, es fundamental para mejorar el entorno socioeconómico donde se desarrollan.

El sistema financiero es uno de los ejes principales del capitalismo actual, pero las prácticas éticas brillan por su ausencia. La banca ética –con experiencias como Coop57 o Fiare– permite a las personas escoger un consumo responsable de los servicios financieros y es una herramienta importantísima de transformación social.

Las buenas prácticas de economía solidaria son más de 60 iniciativas en torno al consumo y otros ámbitos como el medio ambiente, las finanzas éticas, relaciones sociales, de ciudadanía y de consumo.

La idea es trasladar a la sociedad el conocimiento de estas iniciativas que ya existen, que funcionan, que están dando respuesta a la crisis y que son transferibles a otros sectores de la economía y la sociedad. Muchas de estas prácticas individuales están relacionadas con el consumo, y se agrupan en cuatro grandes grupos.

¿En que principios debe basarse una economía alternativa?

Para entender el valor y la potencialidad de las alternativas de la economía solidaria es importante adquirir perspectiva.

Hemos escuchado muchas veces esas sombras de sospecha sobre la ‘utilidad’ de estas iniciativas, resaltando de forma nada inocente la fragilidad del sector, su pequeño tamaño o el escaso conocimiento por parte de la ciudadanía. Por eso merece la pena presentar el contenido de fondo de este dinamismo alternativo que las reúne a todas ellas, las pone en perspectiva y las dota de valor social. Una esencia que justifica esa reivindicación de legitimidad que se sustenta sobre lo que podríamos llamar el triángulo ético de estas organizaciones: su capacidad, su motivación y su respaldo social.

Se crea un espacio de Economía Solidaria en el periódico DIAGONAL que tratará de aportar herramientas para otra economía posible, así como de visibilizar que ante la(s) crisis, una economía solidaria ya es posible

REAS por su parte se compromete a difundir este medio de comunicación entre sus 14 redes territoriales y sectoriales que agrupan a más de 250 empresas y entidades.

La primera columna sobre Economía Solidaria ha salido en el número 109 del 17 de septiembre y la podéis ver debajo, o a través de la versión digital de Diagonal.

Pie de página

Promueve

Tema & Diseño por Investic con Drupal
Distribuir contenido