Utilizar papel reciclado, productos de alimentación procedentes del comercio justo, mobiliario cuya madera no proceda de talas ilegales o productos de limpieza que no sean agresivos con el medio ambiente.

Con ese objetivo el Ayuntamiento de Albacete, a través de la Concejalía de Sostenibilidad y Promoción Económica, trabaja desde hace meses en la elaboración de un plan de compra pública sostenible.