Reino Unido

Por Mariana Vilnitzky para Alternativas Económicas

A través de las 'community shares', ciudadanos británicos preservan y mejoran empresas que creen esenciales

Desde 2009, unas 100.000 personas han invertido más de 100 millones de euros en dar apoyo a más de 350 proyectos

Fecha y Hora: 
Mar, 18/10/2016 - 18:00 - 21:15
Lugar de la actividad: 
The Foundry 17 Oval Way London SE11 5RR United Kingdom

by The Institute for Solidarity Economics & STIR Magazine

From the farmers of La Via Campesina, to the care workers of the Italian social co-operative movement, to the activists resisting the modern enclosure of our Commons, people around the world are coming together to build an economy that puts people and planet at its core.

Join us for an the evening where we will explore the Solidarity Economy Movement as a practical, humane and just alternative to Capitalism. Along with some amazing speakers and panelists, we shall paint a picture of the current economic conditions in Britain and present a movement of “economic organizing” that is defying the current system from the bottom up, in many countries around Europe and across the World.

Los jóvenes británicos que han crecido en la era del mercado de un floreciente comercio justo son muy sensibles a asuntos globales y quieren que las empresas actúen para poner fin a la desigualdad y al cambio climático, según un nuevo análisis de la Fundación Fairtrade.

La encuesta descubrió que el 82% de los adolescentes de Reino Unido piensan que las empresas tienen que actuar de forma más responsable, mientras que solo el 45% dice confiar en que ya lo hacen. Casi todos los preguntados (el 97%) dijeron estar familiarizados con la marca y el sistema del comercio justo.

Fecha y Hora: 
Mar, 01/09/2015 - 00:00 - Jue, 03/09/2015 - 00:00
Lugar de la actividad: 
Universidad de York - Reino Unido

Como parte del proyecto de economía social Erasmus Mundus liderado por la Universidad York St John, la conferencia se propone contestar a la siguiente pregunta: ¿Cómo puede la educación superior fomentar la interacción entre los actuales sistemas económicos (público, privado y social) con el fin de desarrollar la economía social y solidaria para un futuro sostenible de nuestras comunidades?

Por Coordinadora Estatal de Comercio Justo

En Reino Unido, las ventas de Comercio Justo superan los 1700 millones de euros (en 2001 apenas ascendían a 37 millones). Prácticamente en todos los supermercados del país es posible encontrar café, té, bananas, cacao o azúcar de Comercio Justo certificados.

En este artículo, Mike Gidney, presidente ejecutivo de Fairtrade Foundation explica las claves de este crecimiento, y cuál ha sido el proceso que han seguido para lograr apoyo social e institucional. Asimismo reflexiona sobre los riesgos y desafíos a los que se enfrentan.

Londres consigue reducir un 21% el despilfarro de comida en cinco años

Una familia media británica desperdicia en alimentos el equivalente a 24 comidas al mes. El pan, las patatas y la leche encabezan la lista de productos que van directamente de la nevera o la alacena a la basura, alcanzando los 7,2 millones de toneladas en el conjunto de los hogares. Por muy tremendo que aparezca ese volumen, también refleja una reducción del 21% del despilfarro en los últimos cinco años, conseguida gracias al compromiso voluntario de productores, distribuidores y comercios para lograr un consumo responsable.

En Goodland, el presidente se apreta el cinturón, los banqueros son responsables y los ecosistemas preservados. Este país existe, fraccionado en múltiples iniciativas alrededor del mundo. Falta sólo reunirlas, afirma el británico Andrew Simms.

Andrew Simms, experto en la New Economics Foundation (un think tank progresista británico) describió el 17 de febrero pasado, en The Guardian, un país que llamó « Goodland ». Toma prestadas las innovaciones sociales más prometedoras en distintos países del mundo, para dibujar una nación donde reinan los valores de equidad, justicia social y el compartir.

Piensan en estos tiempos difíciles que no existe ninguna alternativa fundamental a la economía tal como es ? Entonces vengan a Goodland. Tal vez tengan ganas de quedarse allí.

Del intercambio de casas al coche compartido, del “crowdfunding” al “coworking”, de los préstamos entre particulares (P2P) a los “solucionadotes” a domicilio. El universo del consumo colaborativo se expande día a día y en España ha tomado velocidad de crucero en 2012, a pesar de la crisis (o gracias a ella). Carlos Fresneda escribió este artículo para El Mundo. Lo reproducimos con su permiso, habida cuenta de su interés.

Así lo certifica Albert Cañigueral, creador de www.consumocolaborativo.com y conector en Barcelona de Ouishare, la red global creada hace exactamente un año en Francia y que se ha convertido en el referente mundial de esta tendencia imparable: la alternativa más real a la economía del “comprar por comprar”.

Los compañeros y compañeras de Desazkundea (red vasca por el decrecimiento) han traducido al castellano el informe "Enough is enough". Se trata de un documento producido en la primera Conferencia sobre la economía de estado estacionario organizada por el Center for the Advancement of the Steady State Economy (CASSE) y Economic Justice for All (EJfA) en junio de 2010 en Reino Unido.

La compañía británica "French Letter Condoms" ha puesto en el mercado preservativos de Comercio Justo. Los condones, especialmente diseñados y empaquetados, están pensados para contribuir, mientras se hace el amor, a la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores del caucho

La compañia French Letter Condoms , "French Letter" es el término con el que las tropas aliadas en la II guerra mundial denominaban a los preservativos. vende on line los condones y una parte de sus beneficios está destinada a los fondos de pensiones de los trabajadores del caucho.

Los preservativos y muchas otras cosas interesantes se pueden adquirir en el Ethical Superstore un supermercado on line de productos orgánicos y de comercio justo.

La empresa azucarera británica Tate&Lyle, que no produce con remolacha europea, sino que importa azúcar bruto o elaborado de terceros países para su refinado y comercialización, ha anunciado que el próximo año todo su azúcar será certificado como “de comercio justo” (Fairtrade), una denominación que está en auge y que se refiere a las condiciones socioeconómicas bajo las que se elabora un producto en países en desarrollo.

Pie de página

Promueve

Tema & Diseño por Investic con Drupal
Distribuir contenido