Empresas recuperadas

El Observatorio Social sobre Empresas Recuperadas y Autogestionadas, con sede en Argentina, digitalizó y publicó en su portal electrónico el libro “Saberes recuperados. Herramientas para la autogestión”, un manual sobre la experiencia aportada por las fábricas autogestionadas.

De acuerdo a los autores, “no se trata de un manual clásico, guiado por un deber ser acerca de cómo sería correcto o deseable trabajar y producir en cooperativas de trabajo. En cambio, el lector encontrará en las páginas que siguen problemas, situaciones no deseadas, que los trabajadores enfrentaron en la producción y las soluciones que fueron construyendo”.

Ya pueden descargar la versión completa del informe "Las empresas recuperadas por los trabajadores en los comienzos del gobierno de Mauricio Macri. Estado de situación a mayo de 2016". Este nuevo informe del Programa Facultad Abierta trata sobre los principales aspectos del panorama de las Empresas Recuperadas por sus Trabajadores (ERT) en la Argentina a partir del cambio de Gobierno producido en diciembre de 2015. El sector de las ERT presenta novedades y urgencias que consideramos merecen ser destacadas y presentadas para el debate público.

El Congreso argentino aprobó este jueves la expropiación del Hotel Bauen y su entrega a la cooperativa de trabajadores que lo recuperó y lo autogestiona desde 2003, año en que sus propietarios cerraron el negocio tras la crisis de 2001 en Argentina.

El 26 de noviembre –con el boicot de asistencia de la mayoría de los parlamentarios conservadores–, la Cámara de Diputados argentina aprobaba de forma unánime la expropiación del inmueble de la empresa recuperada Hotel Bauen por una deuda que el titular mantiene con el Estado por créditos no atendidos.

Hace cerca de 20 años fue en Argentina. El menemismo llevó a que miles de trabajadores buscaran nuevas salidas para hacer frente al neoliberalismo. Tuvieron que improvisar con creatividad para gambetear los años de flexibilización laboral y ajuste permanente. Luego vino el estallido de 2001: un país en llamas, sumergido en niveles inéditos de miseria y desempleo. Otro golpe. Otra vez hubo que reorganizarse. Repensar el presente y el futuro. Arremangarse la camisa o acomodarse el casco para afrontar una nueva etapa. Y así, de todo ese proceso, surgió de estas tierras un nuevo concepto: el de "fábricas recuperadas". Dos palabras que, lentamente, se expandirían hacia otros rincones del mundo ante situaciones similares.

El cantautor español Ismael Serrano, realizó un videoclip dedicado a los trabajadores argentinos que lucharon por sus derechos y recuperaron las fábricas luego de la crisis del 2001.

Vídeo: 
See video
Categorías
Tema: 
Empresas recuperadas
Categoría temática: 
Economía Solidaria
Territorio: 
Argentina

Entrevista de la Revista Alternativas Económicas a Salvador Bolancer. Impulsor del movimiento cooperativo en España. El pionero de las empresas recuperadas en España opina que hoy las luchas sociales se quedan cortas.

Salvador Bolancer es uno de los pioneros que llevaron adelante la empresa recuperada Mol Matric, con más de 30 años de experiencia y una de las primeras, si no la primera, en España. También es impulsor de otras cooperativas, del movimiento cooperativo en sí, y de organizaciones de economía social y solidaria como Coop57. Hoy jubilado, sigue colaborando y dando charlas sobre su experiencia. Le motiva saber que lo que cuenta puede impulsar movilizaciones por un futuro mejor en quienes más lo necesitan.

La autogestión ha revivido en los últimos años. Lo ha hecho de la mano de nuevos movimientos sociales dispuestos a forjar su identidad colectiva en torno a un significante con ondas raíces en la cultura obrera. Se logró más allá de las dificultades generadas por un concepto que a partir de los noventa se reconvertía hacia la descentralización promovida por las tecnologías informáticas: las universidades privadas, los bancos, las grandes empresas de servicios invitaban a sus clientes a “autogestionar” sus dudas ingresando a un a cuenta por Internet. El resultado es que hoy numerosos colectivos de trabajadores, sobre todo afectados por los mecanismos excluyentes del mercado capitalista, rescatan el término para dar cuenta de una modalidad de organización colectiva de carácter alternativo.

Argentina experimenta un auge de las nuevas formas de economía social y solidaria, como cooperativas y fábricas recuperadas.

[Nazaret Castro - El Mundo] Cooperativas, fábricas recuperadas, clubes de trueque, ligas agrarias. Estas iniciativas tienen algo en común: estiman necesario que el trabajo humano se anteponga al capital como prioridad de nuestras sociedades. Son alternativas que plantean modos de producción al margen del mercado capitalista; siempre estuvieron ahí, pero a la sombra de las urgencias planetarias y de las crisis económicas, parecen más vivas que nunca.

La Cámara de Diputados dio media sanción casi por unanimidad –con un solo voto en contra– a la modificación de la Ley de Quiebras para regular la participación de los trabajadores en los concursos y quiebras de las empresas en crisis, para evitar su cierre y asegurar la continuidad de la fuente de trabajo. Ahora tiene que pasar por el Senado.

De convertirse en ley, la propuesta impulsada desde el Ejecutivo y consensuada con distintos proyectos de todos los bloques políticos de la Cámara baja beneficiará a casi 300 empresas recuperadas por los trabajadores desde la crisis de 2001 que todavía pelean por su reconocimiento jurídico. Pero también a unos 200 mil trabajadores de otras 3000 empresas que están en proceso de quiebra y otra cantidad similar en concurso.

Gabriel Reyes, técnico de mantenimiento, ocupó un día una fábrica, le devolvió la vida y ahora lucha para que el patrón, que quiso cerrarla cuando el corralito, no la recupere. Chiquito Reyes, argentino de 45 años y pelo aún casi rubio, es el representante de los trabajadores de Zanon, fábrica dedicada a la producción de cerámica situada en el noroeste de la Patagonia. La semana pasada visitó Pamplona para contar su lucha, la misma o una muy parecida a la que se vive en otras 165 fábricas argentinas, ocupadas y recuperadas por sus propios empleados en los años de crisis y sobre las que se abate ahora la amenaza de la propiedad privada: los dueños desean retomar lo que un día fue suyo

En Rosario, uno de los locales de Supermercados Tigre (empresa que estuvo entre las 500 de mayor facturación del país y terminó en vaciamiento) fue recuperado por los trabajadores y se creó un centro cultural, un comedor universitario y popular, y una boca de expendio de productos comunitarios, entre otras cosas.

Pie de página

Promueve

Tema & Diseño por Investic con Drupal
Distribuir contenido