Por Beñat Irasuegi de Talaios Kooperatiba / Olatukoop para El Salmón Contracorriente

Cuando el sistema económico feudal era hegemónico en Europa, en varias ciudades cercanas al mar empezaron a trabajar otras maneras de hacer, sobre todo, gracias a la acumulación de capital conseguido a través del comercio marítimo. Esos modelos de distribución, producción y financiación se expandieron a todo el mundo, a todas las áreas de nuestras vidas, hasta llegar al capitalismo financiero de hoy en día, ese capitalismo que nos parece inamovible.