El próximo 15 de julio, parte de Euskal Herria (el 16 desde Barcelona de todo el Estado) la denominada “Caravana a Grecia, abriendo fronteras” que persigue trasladar nuestra solidaridad más básica, elemental y humana a las miles de personas migrantes que mueren, desaparecen, son encerradas en centros de detención y deportación, o son condenadas a vivir en centros de internamiento o en la llamada irregularidad y clandestinidad. Miles de personas que escapan de la guerra y los conflictos, de la miseria y la pobreza y que son cercadas por países que, en muchos casos, tienen una responsabilidad directa en el desarrollo de esos conflictos y en el mantenimiento de esa pobreza.