Los jóvenes británicos que han crecido en la era del mercado de un floreciente comercio justo son muy sensibles a asuntos globales y quieren que las empresas actúen para poner fin a la desigualdad y al cambio climático, según un nuevo análisis de la Fundación Fairtrade.

La encuesta descubrió que el 82% de los adolescentes de Reino Unido piensan que las empresas tienen que actuar de forma más responsable, mientras que solo el 45% dice confiar en que ya lo hacen. Casi todos los preguntados (el 97%) dijeron estar familiarizados con la marca y el sistema del comercio justo.