Por Veronika Bačová, foto: Kristýna Maková

Hace tan solo una década que los productos de Comercio Justo entraron en el mercado checo y su consumo va en aumento. En 2013 los checos se gastaron más de 6,2 millones de euros en este tipo de artículos, un 80% más que el año anterior.

Los consumidores checos muestran una tendencia cada vez más crítica en cuanto al origen de los alimentos que adquieren. Gracias a lo cual, los productos con certificado de Comercio Justo son cada vez más habituales en las pequeñas tiendas checas.

El ejercicio 2013, que registró un aumento del 80% en las ventas, ha sido la mejor forma de celebrar el décimo aniversario de la incursión de productos de Comercio Justo al mercado checo.