El Mercado Social de Madrid sigue avanzando con paso firme para convertirse en una referencia de intermediación entre productores y consumidores que buscan productos y servicios producidos con criterios éticos y ambientales. En marzo se lanzó la versión beta después de más de dos años de trabajo, con el Boniato, su moneda social como producto estrella.