M. en A. José Luis Gutiérrez Lozano*

La paulatina pero constante reducción de la clase media es un hecho que sucede en México desde que, en la década de los ochenta, se cambió el modelo de desarrollo. Un hecho tan trascendente, sin embargo, no se había hecho evidente entre nosotros sino hasta ahora que, a raíz de la crisis financiera que agobia a la población de los países del primer mundo, las noticias reportan cada día el crecimiento de los movimientos de “indignados” y “el 99%”. Es hasta ahora, cuando aflora a la conciencia colectiva el empobrecimiento generalizado y la creciente dependencia de los servicios informativos, alimentos, productos químico-farmacéuticos que proveen los monopolios, que la población antes adormecida sale a las calles en defensa propia.