Son prácticas que buscan dar solución a los problemas sociales. Promueve un desarrollo alternativo, sostenible, a escala humana, basado en el apoyo mutuo, el cuidado del medio ambiente y la integración de identidades locales. Una respuesta al modelo económico actual, que cada día suma más experiencias positivas en Chile y también en nuestra zona (Concepción). Se estima que en Chile este tipo de economía da trabajo a unas 220 mil personas.