El proyecto SI Drive ha mapeado más de 1000 iniciativas de innovación social en Europa. Entre ellas ha seleccionado 10 casos para realizar un análisis en profundidad. Dos de ellos son las cooperativas vascas y socias de REAS Euskadi Grupo Servicios Sociales Integrados y Goiner.

El proyecto europeo SI Drive plantea la innovación como fuerza de cambio para dar respuesta a los grandes retos que afrontan todos los países. La iniciativa, financiada por la Comisión Europea, consiste en un amplio trabajo de investigación donde participan 14 socios de 11 estados europeos y otros 11 de países procedentes de todos los continentes. Entre ellos está la Universidad de Deusto, a través del Centro de Proyectos de Investigación Internacionales.

El proyecto, de 4 años de duración, finalizará en diciembre de este año. El trabajo ha consistido en el análisis de las iniciativas de innovación social existentes en diferentes regiones del mundo como vía para extraer conocimiento. “No queríamos estudiar solo la teoría, también ver cómo se está aplicando y qué implicaciones sociales tiene la innovación social en ejes temáticos que son muy importantes tanto en Europa como en el resto del mundo”, explica Marta Enciso, doctora en Derecho e investigadora responsable del proyecto SI Drive desde Deusto.

Los ejes temáticos en los que se ha dividido el análisis son siete: empleo, educación, medio ambiente, cambio climático, energía, transporte, salud, pobreza y desarrollo sostenible, y el equipo de la Universidad de Deusto se ha enfocado a los retos de empleo y energía. De cada área, se han seleccionado 10 casos para un análisis más profundo, incluyendo dos iniciativas vascas: la cooperativa Grupo Servicios Sociales Integrados, dedicada a la asistencia de personas en situación de vulnerabilidad o dependencia, y la cooperativa de generación y consumo de energía renovable Goiener.

Ahora el proyecto está en su recta final, puesto que en diciembre presentarán las conclusiones de la investigación. Aún así, ya cuentan con resultados que muestran que la innovación social se ha extendido en todo el mundo como vía para dar respuesta a retos no resueltos. Aunque los modelos son muy diversos, hay elementos comunes como el formato bottom-up, la importancia del empoderamiento de las personas usuarias, las colaboraciones entre sectores y agentes diferentes y el enfoque práctico.

El objetivo de IS Drive es triple: avanzar en el conocimiento sobre la innovación social, mapear las iniciativas ya existentes y ofrecer recomendaciones y propuestas a responsables políticos para situar la innovación social en la agenda política europea. “Nunca se habían estudiado tantos casos prácticos para poder extraer conclusiones”, afirma Marta Enciso, “se va a hacer difusión también en publicaciones científicas porque es muy importante que la innovación y el emprendimiento sociales tengan presencia en el ámbito científico a nivel internacional”. Los informes resultantes de las investigaciones se están publicando de forma abierta en el portal del proyecto para que otras personas puedan utilizarlos como material de estudio o como referencias para desarrollar proyectos de innovación social.

Fuente: SPRI

El proyecto europeo SI Drive plantea la innovación como fuerza de cambio para dar respuesta a los grandes retos que afrontan todos los países. La iniciativa, financiada por la Comisión Europea, consiste en un amplio trabajo de investigación donde participan 14 socios de 11 estados europeos y otros 11 de países procedentes de todos los continentes. Entre ellos está la Universidad de Deusto, a través del Centro de Proyectos de Investigación Internacionales.

 

El proyecto, de 4 años de duración, finalizará en diciembre de este año. El trabajo ha consistido en el análisis de las iniciativas de innovación social existentes en diferentes regiones del mundo como vía para extraer conocimiento. “No queríamos estudiar solo la teoría, también ver cómo se está aplicando y qué implicaciones sociales tiene la innovación social en ejes temáticos que son muy importantes tanto en Europa como en el resto del mundo”, explica Marta Enciso, doctora en Derecho e investigadora responsable del proyecto SI Drive desde Deusto.

 

Los ejes temáticos en los que se ha dividido el análisis son siete: empleo, educación, medio ambiente, cambio climático, energía, transporte, salud, pobreza y desarrollo sostenible, y el equipo de la Universidad de Deusto se ha enfocado a los retos de empleo y energía. De cada área, se han seleccionado 10 casos para un análisis más profundo, incluyendo dos iniciativas vascas: la cooperativa Grupo Servicios Sociales Integrados, dedicada a la asistencia de personas en situación de vulnerabilidad o dependencia, y la cooperativa de generación y consumo de energía renovable Goiener.

 

Ahora el proyecto está en su recta final, puesto que en diciembre presentarán las conclusiones de la investigación. Aún así, ya cuentan con resultados que muestran que la innovación social se ha extendido en todo el mundo como vía para dar respuesta a retos no resueltos. Aunque los modelos son muy diversos, hay elementos comunes como el formato bottom-up, la importancia del empoderamiento de las personas usuarias, las colaboraciones entre sectores y agentes diferentes y el enfoque práctico.

 

El objetivo de IS Drive es triple: avanzar en el conocimiento sobre la innovación social, mapear las iniciativas ya existentes y ofrecer recomendaciones y propuestas a responsables políticos para situar la innovación social en la agenda política europea. “Nunca se habían estudiado tantos casos prácticos para poder extraer conclusiones”, afirma Marta Enciso, “se va a hacer difusión también en publicaciones científicas porque es muy importante que la innovación y el emprendimiento sociales tengan presencia en el ámbito científico a nivel internacional”. Los informes resultantes de las investigaciones se están publicando de forma abierta en el portal del proyecto para que otras personas puedan utilizarlos como material de estudio o como referencias para desarrollar proyectos de innovación social.

El proyecto europeo SI Drive plantea la innovación como fuerza de cambio para dar respuesta a los grandes retos que afrontan todos los países. La iniciativa, financiada por la Comisión Europea, consiste en un amplio trabajo de investigación donde participan 14 socios de 11 estados europeos y otros 11 de países procedentes de todos los continentes. Entre ellos está la Universidad de Deusto, a través del Centro de Proyectos de Investigación Internacionales.

 

El proyecto, de 4 años de duración, finalizará en diciembre de este año. El trabajo ha consistido en el análisis de las iniciativas de innovación social existentes en diferentes regiones del mundo como vía para extraer conocimiento. “No queríamos estudiar solo la teoría, también ver cómo se está aplicando y qué implicaciones sociales tiene la innovación social en ejes temáticos que son muy importantes tanto en Europa como en el resto del mundo”, explica Marta Enciso, doctora en Derecho e investigadora responsable del proyecto SI Drive desde Deusto.

 

Los ejes temáticos en los que se ha dividido el análisis son siete: empleo, educación, medio ambiente, cambio climático, energía, transporte, salud, pobreza y desarrollo sostenible, y el equipo de la Universidad de Deusto se ha enfocado a los retos de empleo y energía. De cada área, se han seleccionado 10 casos para un análisis más profundo, incluyendo dos iniciativas vascas: la cooperativa Grupo Servicios Sociales Integrados, dedicada a la asistencia de personas en situación de vulnerabilidad o dependencia, y la cooperativa de generación y consumo de energía renovable Goiener.

 

Ahora el proyecto está en su recta final, puesto que en diciembre presentarán las conclusiones de la investigación. Aún así, ya cuentan con resultados que muestran que la innovación social se ha extendido en todo el mundo como vía para dar respuesta a retos no resueltos. Aunque los modelos son muy diversos, hay elementos comunes como el formato bottom-up, la importancia del empoderamiento de las personas usuarias, las colaboraciones entre sectores y agentes diferentes y el enfoque práctico.

 

El objetivo de IS Drive es triple: avanzar en el conocimiento sobre la innovación social, mapear las iniciativas ya existentes y ofrecer recomendaciones y propuestas a responsables políticos para situar la innovación social en la agenda política europea. “Nunca se habían estudiado tantos casos prácticos para poder extraer conclusiones”, afirma Marta Enciso, “se va a hacer difusión también en publicaciones científicas porque es muy importante que la innovación y el emprendimiento sociales tengan presencia en el ámbito científico a nivel internacional”. Los informes resultantes de las investigaciones se están publicando de forma abierta en el portal del proyecto para que otras personas puedan utilizarlos como material de estudio o como referencias para desarrollar proyectos de innovación social.