Lugar de la noticia: 
Gasteiz

La VII Conferencia de La Vía Campesina se desarrollará en Euskal Herria del 16 al 24 de julio bajo el lema «Alimentamos nuestros pueblos y construimos movimiento para cambiar el mundo». Hará un repaso a sus 24 años de luchas y definirá sus estrategias para el futuro.

Esta organización internacional representa, según sus propios datos, a 200 millones de campesinas y campesinos en todo el mundo a través de 170 organizaciones repartidas en 60 países. Y su próximo encuentro se va celebrar este verano en Euskal Herria, que coge el relevo, como sede europea, a Yakarta, la capital de Indonesia, que albergó la edición anterior en 2013.

Casi todo está listo ya para que el antiguo seminario de Derio se convierta en el eje organizativo de la VII Conferencia de La Vía Campesina, que se celebrará entre el 16 y el 24 de julio. Para esas jornadas se espera la llegada de medio millar de delegados y delegadas. Como ya informó GARA en su edición impresa del pasado 20 de abril, EHNE-Bizkaia se hará cargo de toda la logística de alojamiento, transporte y manutención.

Para ir cerrando flecos, durante los últimos días parte del Comité Coordinador Internacional (CCI) de La Vía Campesina se ha reunido en Durango. Aprovechando su presencia en nuestro país, ayer ofrecieron una rueda de prensa en Bilbo para presentar el programa, el eslogan y la imagen de la VII Conferencia.

En la comparecencia tomaron parte Paula Gioia, por ALB de Alemania; Eberto Díaz, por Fensuagro de Colombia; Rilma Roman, por ANAP de Cuba; Nelson Mudzingwa, por Zimsoff de Zimbawe; y Alazne Intxauspe y Unai Aranguren, integrantes ambos de EHNE-Bizkaia.

Imagen y eslogan

Como explicaron los portavoces, la imagen del evento muestra a una mujer campesina para «visualizar las luchas que durante su casi cuarto de siglo de vida ha llevado a cabo» esta organización. El eslogan principal de la Conferencia es “Alimentamos nuestros pueblos y construimos movimiento para cambiar el mundo”, mensaje con el que quieren subrayar que La Vía Campesina «está formada por personas productoras de alimentos sanos y sostenibles para dar de comer a la población. Para ello –como puntualizaron–, es necesario poder acceder a bienes comunes como la tierra, el agua o las semillas, que están siendo saqueados en todo el mundo por las grandes multinacionales con el objetivo de especular con los mismos y convertirlos en mercancía».

La idea de «construir movimiento» viene justificada porque, tal como explicaron, «para poder avanzar en el camino de la soberanía alimentaria es necesario construir alianzas con la sociedad. Es imprescindible, a su vez, insistir en la necesidad de cambiar el mundo –añadieron–, porque La Vía Campesina no quiere ni puede producir alimentos en escenarios de guerra o sociedades con cada vez mayor división entre ricos y pobres, que lamentablemente siguen aumentando».

GARA