Hablamos con Zaloa Pérez, técnica de REAS Euskadi, sobre el papel de la Economía Social y Solidaria en la sociedad actual y sobre el próximo Congreso que se celebra en Bilbao del 10 al 12 de noviembre.

¿Cuál debe ser el papel de la economía social y solidaria en la sociedad?

Muchas de las personas y colectivos críticos con el actual modelo de globalización neoliberal comparten la reflexión de que es necesario avanzar en la construcción de alternativas sociales y económicas transformadoras que aseguren el bienestar de todas las personas del planeta sin menoscabar las posibilidades de las generaciones venideras.

En esta construcción de alternativas uno de los mayores interrogantes se plantea en torno a la posibilidad de organizar dinámicas económico-productivas, financieras y empresariales alternativas en un contexto como el actual de competencia global.

La economía solidaria aporta un rico y diverso abanico de iniciativas socioeconómicas que funcionan con una lógica diferente a la lógica competitiva del mercado. Las organizaciones y empresas de la economía solidaria rescatan lógicas de funcionamiento basadas en la reciprocidad, la solidaridad y la cooperación y ponen a las personas por encima del mercado y de la obtención de beneficios. Por lo tanto, la economía solidaria aporta una nueva mirada y unos valores y prácticas al servicio de la transformación social.

¿A qué aspira la economía solidaria en este momento?

La economía solidaria aspira a contribuir a un cambio de modelo a través de la generación de discurso crítico y pero también ofreciendo a la ciudadanía una alternativa para que pueda ejercer un consumo crítico consciente y transformador. A partir de ahí, nos proponemos avanzar en la agregación ciudadana desde dos perspectivas; desde la participación, invitando a la ciudadanía a que forme parte de los proyectos de economía solidaria, especialmente de aquellos que se ubican en sectores estratégicos como pueden ser la banca o la energía; y también desde el consumo, se trata de que más y más personas encuentren en las iniciativas y empresas de la economía solidaria respuestas reales, más allá de la simpatía ideológica o militante.

¿Cómo explicarías a la sociedad que la economía solidaria es la alternativa a las barbaridades cometidas por el capitalismo en los últimos años?

El funcionamiento de nuestro sistema socioeconómico actual se construye sobre unas condiciones que son totalmente insostenibles. El capitalismo ataca la vida a todos sus niveles: desde el más básico, la naturaleza, de la cual dependen nuestras vidas y con la que la economía capitalista mantiene una relación de dominación y explotación que genera problemas ecológicos locales y globales.

Desde el punto de vista de los cuidados, necesarios como seres interdependientes y vulnerables que somos, devaluando, precarizando e invisibilizando el conjunto de tareas y procesos que sostienen la vida y que han sido históricamente realizadas por mujeres en el ámbito privado del hogar.

Y por último, desde el punto de vista de la producción de mercado capitalista que produce bienes y servicios cuyo destino es el mercado y su objetivo el ánimo de lucro y no el acceso equilibrado a los bienes y servicios necesarios para la vida de las mujeres y los hombres de una colectividad.

Si para la economía convencional el fin es maximizar beneficios y el medio para lograrlo son las personas, para la economía solidaria el fin es el la calidad de vida y el bienestar de las personas el objetivo último de la actividad económica y la rentabilidad es, tan solo, un medio para dicho fin.

Se está comenzando a hablar de recuperación económica, ¿Cuáles han sido las consecuencias para la economía solidaria?

No todas las fórmulas empresariales han reaccionado a la crisis del mismo modo. Mientras que, como hemos visto, se ha producido una destrucción de empleo en las empresas ordinarias y han desaparecido empresas, principalmente con personal asalariado, las empresas de la economía social y solidaria han resistido a la crisis prácticamente manteniendo el empleo y esto tiene que ver con el modelo empresarial que enfrenta a la economía social y solidaria con la economía del capital, un modelo cooperativo, que utiliza la rentabilidad económica para potenciar su objeto social  y donde la propiedad es colectiva.

Para hacer frente al desafío que tenemos por delante se hace necesario plantear una transición radical y, en este sentido, la economía solidaria cuenta con objetivos, estrategias y medios. Existen proyectos consolidados que demuestran cada día que otra economía es, no sólo deseable (necesaria) sino posible.

¿Qué papel juegan las finanzas éticas en la economía solidaria?

El funcionamiento del sistema financiero está basado principalmente en la actividad especulativa y ha estado en la base de una crisis que finalmente se ha revelado no sólo económico-financiera, sino del propio sistema social, cultural, económico y político capitalista. Hemos asistido con indignación al rescate público de la banca mientras se acometían importantes recortes sociales y se producía una progresiva precarización de las condiciones de vida de la mayoría de la población, especialmente de aquella que partía de una situación de desventaja social. Desde la economía solidaria demandamos un mayor control político y ciudadano de las finanzas y, como no podía ser de otra forma, se impulsa la generación de iniciativas financieras alternativas que estén en manos de la propia ciudadanía organizada.

¿Qué esperáis de este congreso? ¿Qué conclusiones y aprendizajes sacasteis del anterior?

Esperamos poder visibilizar las alternativas de la economía solidaria a la ciudadanía en general para animar a participar en la construcción de las mismas. Asimismo, queremos generar espacios para fortalecer al propio movimiento y favorecer el trabajo en red que nos ayude en el dar el salto para constituirnos en una nueva realidad, para pasar de ser experiencias testimoniales a constituirnos en una alternativa elegible por la ciudadanía. Dedicaremos también un espacio importante del congreso a definir propuestas para que las administraciones, sobre todo las locales, participen activamente en la transformación de los territorios desde los criterios de la economía social y solidaria.

No lo dudes y participa. Inscríbete aquí.

Podéis consultar todas las novedades en la página web del congreso o a través de los perfiles en twitter y facebook @esskongresua o del hastag #esskongresua.