Justicia social

2016-2017ko ikasturtean, UPV/EHUko Enpresen Administrazio eta Zuzendaritzako ikasleek inkesta bat egin zuten garapenari eta justizia globalari buruzko kontuez duten pertzepzioaren, jarreren eta iritzien inguruan.

Durante el curso académico 2016-2017, estudiantes de Administración y Dirección de Empresas de la UPV/EHU realizaron una encuesta sobre su percepción, actitudes y opiniones ante cuestiones de desarrollo y justicia global.

2200 millones de personas malviven en la pobreza. Además, el hecho de tener un trabajo no garantiza salir de ella, según el último informe del PNUD. El 20 febrero, Naciones Unidas celebra el Día Mundial de la Justicia Social con el fin de llamar la atención ante la importancia de lograr el desarrollo social a través, principalmente, del fomento del empleo decente. El Comercio Justo, una alternativa económica que agrupa a unos 2 millones de trabajadores-as en todo el mundo, favorece el desarrollo y garantiza una vida digna para los sectores sociales más empobrecidos.

¿MENDIGO?

Creo sinceramente que el hecho de llamar ''mendigo'' a alguien que pide ayuda en la calle nos aleja del sentimiento de humanidad que, obviamente, tiene esa persona. Me parece que en vez de mirar al suelo cuando vemos sentados a un hombre y una mujer sobre un cartón y pasar de largo, deberíamos abrir los ojos y la mente a la vez para recordar que esas personas no son ''mendigos'', sino personas humanas. Gente como todos nosotros a los que un día la vida les dio un giro tan brutal que hoy parece ser que no les queda nada.

Te vas a dar cuenta de lo que has estado callando, de lo que has guardado como un pliegue más de tu chaqueta, de lo sofocado con violencia que no hizo brotar sangre, cuando a la luz de una calle y a vista de peatón quieras decirlo, cuando reúnas el valor y de pie te muestres, te vas a dar cuenta.

De que vigilas de soslayo las cámaras, de que late más fuerte tu corazón, la policía. De lo correcto e incorrecto que avistó tu mente. De las miradas a las que eres fiel y que también te dominan.

D'ARTE

Cuando la realidad se nos planta delante desafiando todo aquello virtual, sin sentido, estúpido y aceptado, la sonrisa atraviesa cualquier máscara y brilla. Ella es libre y lo es de verdad. Son los caminos los que la posibilitan. Caminos que no siempre encontramos pues quizá no tengamos el carboncillo con qué pintarlos, o estemos lejos de poder ver.

Brota el momento y encuentra un espacio para salir y mostrarse a un mundo incrédulo que se sorprende de que tú hayas sido capaz.

Nos llenamos la boca a la hora de hablar de lo que trabajamos para otros, de lo que trabajamos para hacer de este mundo un mundo más justo y que se acaben por fin las injusticias que caen sobre muchos. Seguimos llenándonos la boca al hablar de lo difícil que es encontrar un empleo digno en estos momentos de crisis mundial. Nos ahogamos al decir que todas las personas se merecen un respeto y llenamos y rellenamos páginas y más páginas hablando de responsabilidad social, de ética, de solidaridad, de corresponsabilidad, de emprendimiento, etc.

Pero... ¿es esta una realidad realmente compartida por todos? ¿estamos verdaderamente trabajando en red por un objetivo común? Es más... ¿es cierto que compartimos un objetivo común?, porque si la respuesta a estas preguntas es afirmativa no alcanzo a comprender a la especie humana.

La injusticia nos obligó a convivir con ella. Desde pequeños, la obediencia, la disciplina se confundió con la anulación de la persona para ser. Vivimos constantes injusticias en nuestra infancia y en nuestra juventud que interiorizamos como normalidad con la pauta del que nos manda. Y aún así, nos duele la realidad. Deberíamos haber sido peores alumnos y no aprender bien la lección.

Aquel profesor, o así se hacían llamar, que un día nos explicó, a niños de ocho años, lo importante que era él puesto que nuestros padres no entenderían jamás la poesía que recitaba. La universidad sin opciones, donde se te acusa de tener la pluma ligera cuando sólo trasladas hechos, o te venden ese título para poder trabajar que se encuentra vinculado a la repetición de un pensamiento único. Aquel jefe que lo era sólo si sentía que alguien estaba debajo, o el presidente de la entidad que necesita se le reconozca constantemente como tal para sobrevivir.

Pie de página

Promueve

Tema & Diseño por Investic con Drupal
Distribuir contenido