El Centro de Psicología Ética de Pamplona surge a partir de dos realidades que se entrecruzan.

Por un lado, la necesidad de dar apoyo psicológico a quien lo necesite, procurando reeducar su conducta, sus pensamientos o emociones a fin de lograr una mejor calidad de vida.

Por otro, asumir nuestro trabajo teniendo en cuenta la realidad social en la que nos hallamos, que, lejos de limitarse a aspectos puramente económicos, atañe a cuestiones de índole personal y psicosocial para una gran parte de la ciudadanía.

Creemos que toda persona tiene el derecho inalienable a cuidar de su salud, tanto física como mental. Bajo esta premisa nace el Centro de Psicología Ética. Somos conscientes de que el espacio de la salud mental no es ajeno a esta abrupta metamorfosis que atravesamos

Pamplona, 31004